Hubertus Von Hohenlohe : Narcissistic overload

14 July - 16 September 2021

La obra de Hubertus Von Hohenlohe está intrinsecamente unida a su persona.

Con su cámara captura momentos que muestran una aparente espontaneidad, con un cierto sabor a publicidad encubierta, que hace su obra interesantemente atractiva. Hubertus se infiltra de forma descarada y casi arrogante en sus fotografías, siendo espectador y protagonísta a la vez, un voyeur no invitado que se cuela en su propia fiesta. Como el mismo artista comenta, él crea pequeños anuncios publicitarios informando de está presente en este mercado llamado vida. Su forma de capturar el momento, no exento de romanticismo se yuxtapone a un marcado aspecto pop característico del artista. Hubertus mezcla con acierto la intuición y el cuidado trabajo de postproducción dando pie a una obra totalmente jocosa, fresca y diferente.

Para los que llevamos años en Marbella, el nombre Hohenlohe está asociado indiscutiblemente a nuestra ciudad, asociado a los años del glamour donde actrices de Hollywood tomaban el sol junto a aristócratas europeos en flamentes hoteles de lujo. Es por esto que quizá cuesta desligar de Hubertus la figura de su padre. Como artista, Hubertus no busca esconder su legado y la energía que desprende en todas las facetas de su ecléctica vida se dejan ver sin pudor en su obra donde ha sabido encontrar, con gran acierto, una voz incontestablemente propia.

Las obras que se presentan en esta exposición son un recorrido entre los vibrantes colores urbanitas, la fama, los mensajes publicitarios y los gritos de guerra que invaden nuestro espacio. El artista se apropia insolente y descarado de todo lo que nos rodea, convirtiendose en observador del espectador; observador del narcisista.

En una sociedad en la que vivimos absortos con nuestra propia imágen, donde los filtros, los likes  y el abuso del exhibicionismo, han pasado a formar parte de la cotidianeidad, Hubertus es capaz de mostrarnos esta realidad con una genial ironía. El personaje que creíamos conocer antes incluso de acercarnos a el, se descubre obligándonos a reflexionar sobre nuestros propios prejuicios, nos muestra un espejo de nuestra propia realidad, y asi, la Sobrecarga Narcisista que creíamos ver en otros, la descubrimos en nosotros mismos.