A través de su trabajo de campo, Angélica ha experimentado de primera mano las desigualdades y la singularidad de nuestro mundo, utilizando su cámara como herramienta para dar sentido a sus encuentros. Sus imágenes están llenas de curiosidad y compasión.

Española nacida en México, Angélica ha vivido en los cuatro continentes y se considera una mezcla cultural. Su búsqueda es capturar la esencia de lo mundano. Hacer que lo ordinario parezca único.
"Esta es la fortaleza de Angélica, capturar personas y lugares y hacer que el día a día se vea hermoso y exótico". (Emma Fordham, artista) Ella ve la fotografía como solo el primer paso en el proceso, "esculpiendo" la imagen a través del proceso de edición para mejorar su esencia.